El Inbound marketing para la cultura está basado en una forma de hacer no intrusiva y que se aleja de la clásica publicidad que interrumpe.

¿Qué es el inbound marketing y para qué sirve?

El inbound marketing —que también se conoce como marketing de atracción— es el conjunto de estrategias que tienen como objetivo que el usuario pueda encontrarnos en internet. Suena tentador, ¿verdad?

El éxito —y a la vez la oportunidad— para la cultura reside en que el inbound marketing está basado en una forma de hacer no intrusiva y que se aleja de la clásica publicidad que interrumpe (y a la cual estamos demasiado acostumbrados).

Seguramente ha llegado la hora de preguntarnos: “¿Cómo podemos aprovecharlo si somos una organización del sector cultural?”. En este artículo intentamos aportar un poco de luz al asunto. ¡Empezemos!

Como gestores de una organización cultural, nuestra finalidad última es llegar a las audiencias y atraerlas hasta convertirlas en público y/o usuarios. Pero cómo? A partir de la asimilación de aquello que les ofrecemos, sin presión pero intentando captar y mantener su atención de manera viva y personalizada. ¡Quedémonos con esta idea!

Cómo sabéis, la cultura nos pide que la tratemos desde un prisma transversal, por lo tanto, también tiene que tener en cuenta todo aquello relacionado con lo social. Si sólo nos dedicamos a pensar estrategias para aquellos que ya forman parte de nuestro público —o sea, aquellos que ya han tenido relación con nosotros—, a largo plazo todas estas quedarán en saco roto.

Por eso nuestros esfuerzos tienen que ir enfocados a poder atraer personas que, de alguna manera o por cualquier motivo, no tienen acceso. ¡Un concepto evidente pero clave!

De entrada, es posible que el proceso del inbound marketing nos parezca demasiado lento, e incluso nos puede dar la sensación de que no nos aporta todo aquello que esperábamos, pero si miramos más allá del corto plazo, veremos que nos proporciona mejores resultados que el marketing tradicional porqué…

  • nos permite conocer mejor a nuestro público objetivo,
  • nos ayuda a entender sus necesidades,
  • nos asegura su compromiso,
  • hace que nos recomienden y/o nos apoyen en todo aquello por lo cual trabajamos.

¿Cómo podemos aplicar el inbound marketing para la cultura?

1. Segmentar, segmentar y segmentar

Porque nuestra estrategia de inbound marketing para los públicos de la cultura dé resultados, es importante conocer bien la actitud ante el hecho cultural de nuestro público objetivo y nuestras audiencias.

Y con todo esto, ¿qué tenemos que tener presente? Sobre todo, no excluir a nadie de nuestras propuestas y ofrecerlas más allá del ámbito donde se encuentra, habitualmente, nuestro público. ¡No lo perdamos de vista!

2. El ciclo de la transferencia

El secreto del inbound marketing recae en el hecho que la audiencia se convenza a sí misma de la necesidad de transferir, participar, explorar y consumir nuestras actividades y propuestas. ¿A quien no le gustaría que esto sucediera de forma casi automática?

Pero para conseguirlo, hace falta un tipo, un formato y una densidad en los contenidos que ofrecemos que son muy diferentes en función de la fase en que el usuario se encuentre.


inbound marketing para la cultura

3. Atracción

¿Y dónde queda la atracción de los públicos? Para poder aumentarla habrá que atraer la mayor cantidad de tránsito posible hacia la página web de la organización. Damos por hecho, por lo tanto, que esta está actualizada de manera regular y permite una navegación fácil e intuitiva, haciendo que el usuario se sienta cómodo y obtenga rápidamente aquello que busca.

Por lo tanto, cuanto más elevada sea la calidad del tránsito y el tiempo que los usuarios pasen dentro de la web, más elevada será también la tasa de conversión.

La tasa de conversión es la métrica que nos permite saber qué porcentaje de usuarios realiza una acción específica dentro de nuestro web, ya sea venta de entradas, inscripciones, una descarga, un registro o una participación. Por lo tanto, la tasa de conversión no está limitada exclusivamente a la venta de entradas, sino que también es aplicable a otras acciones que realicen los usuarios.

4. Analítica

Pongamos por caso que desarrollaís e implantaís una estrategia de inbound marketing en vuestra organización. Una vez hecha, ¿qué hacemos? De bien poco sirve tener la mejor programación si no conseguimos nuestros objetivos, ¿verdad?

Es por eso que uno de los puntos fundamentales de las estrategias de inbound marketing es poder medir la efectividad de las campañas para saber qué es lo que funciona mejor y qué es aquello que tendríamos que cambiar.

Esto, que parece el final de la historia, no es más que el principio de un ciclo que, bien trabajado y analizado, puede suponer un antes y un después muy significativo en las cifras de público y, por lo tanto, en nuestra influencia como ente cultural y social.

Si queréis saber cómo os puede ayudar la herramienta Bravo Manager a analizar y evaluar el impacto de vuestra estrategia de inbound marketing, ¡contactanos! ¡Somos aquí para explicártelo!

Si estás interesado en aplicar técnicas de inbound marketing para el desarrollo de audiencias