Investigación Cualitativa para el Desarrollo de Públicos de la Cultura (1a parte)

No cabe duda que los agentes culturales dedicados al desarrollo de públicos llevamos mucho tiempo intentando incorporar alguna herramienta digital que nos aproxime a la investigación cualitativa para el desarrollo de públicos de la cultura.

Una solución, que nos ayude en los procesos de muestreo, en la recogida de datos y en el análisis de la información para poder analizar, comprender y segmentar a nuestros públicos reales, potenciales, y ¿por qué no? a los “no públicos”, y así poder generar acciones y mensajes diferentes para cada uno de los segmentos o «perfil» con los que tenemos la necesidad de comunicarnos e interactuar con ellos de manera personalizada.

En este artículo (1a parte) queremos compartir, con los agentes culturales, responsables de marketing de las artes en grandes instituciones y administradores o gestores de espacios dedicados a la cultura una aproximación, a:  ¿qué es la investigación cualitativa?, ¿cómo aplicarla para el desarrollo de públicos de la cultura bajo el enfoque cualitativo?, y ¿cómo empezar a desarrollar nuestros públicos a partir de esta metodologia flexible de investigación? 

Pero empecemos desde el principio…

¿Qué es la investigación cualitativa?

La investigación cualitativa es una metodología de análisis basada en la apreciación e interpretación de las cosas en su contexto natural, y que utiliza una serie de métodos o técnicas como entrevistas, conversaciones, registros, memorias, etc., con el propósito de indagar el conjunto de valores y de actitudes con los que el individuo o el grupo se relaciona en un proceso de actividad.

La metodología cualitativa fue tomando forma a lo largo del siglo XX a partir de la aparición de la antropología cultural y es de uso muy extendido en las ciencias sociales.

En los últimos años y con el desarrollo y masificación de la digitalización, los aspectos sociales, la educación, la cultura, en definitiva todo aquello que atañe a nuestros públicos, está en una constante transformación, que lleva consigo cambios profundos en las lógicas de producción, distribución y consumo de los mensajes.

Con lo cual, estaréis de acuerdo, que en la actualidad estos cambios nos dibujan un escenario, que nada tiene que ver con las lógicas y las prácticas tradicionales utilizadas en la gestión y desarrollo de públicos, esto se ha ido transformado de manera vertiginosa y necesitamos dar respuestas a nuevos supuestos y postulados, que nos formulan nuestros públicos.

Solamente, si somos capaces de comprender a nuestro público, podremos ir generando y compartiendo valor – de manera eficaz -, desde nuestras propias organizaciones, y estar a la altura de lo que nos demanda el público de hoy.

¿Cómo podemos aplicarla en el desarrollo de públicos de la cultura?

Enfocarnos a nuestros públicos a través de la investigación cualitativa quiere decir desarrollar un proceso activo, sistemático y riguroso que trata de llegar al conocimiento “de un sentir”, y reflexionar a través de conjeturas y pruebas que nos ofrece dicha metodología.

Generar valor supone: generar y transmitir valores, experiencias, historias…
Generar nuevos significados compartidos, nuevos espacios de relación, de conversación, de co-creación, de exploración…
Roberto Gómez de la Iglesia (Conexiones improbables) 

A través de esta reflexión e interpretación en función a las experiencias, actitudes, creencias, reflexiones, historias, etc., es lo que nos llevará a este comprender, a partir de tal y cómo serán expresadas por cada uno de los individuos (públicos) que nos confíen sus respuestas. 

Investigación cualitativa

La investigación cualitativa es una metodología flexible.

Normalmente, los agentes dedicados a la gestión de las audiencias trabajan para dar salida a uno de los problemas más importantes que se enfrentan las organizaciones culturales, ya que sin el conocimiento de nuestro público, este tiende a estancarse o ir en disminución ante la oferta de las programaciones.

Realizar esta labor, no es nada baladí, dado que el grado de competencia que se ven sometidos los proyectos culturales, son cada vez mayores.

En la actualidad y cómo canales de comunicación se trabaja con herramientas online (redes, web, marketing digital, etc…), u otras de tipo offline cómo son la cartelería, programas de mano, encuestas al salir de la función, etc…), pero en la mayoría de los casos, solo se diseñan estrategias a partir del análisis de datos cualitativos, lanzando mensajes unidireccionales o cómo si de un supermercado cultural se tratase y que de poco sirve en la actualidad para atraer realmente al público interesado en aquello que es nuestra oferta cultural.

Aunar en el conocimiento del público, de sus intereses y profundizar en todo aquello que realmente le interesa a cada cual, ya es fundamental en la actualidad para llevar a buen puerto los objetivos de nuestras organizaciones.

Para todo ello y si no queremos morir en el intento, es necesario ir pensando en cambios organizacionales para el bien de las organizaciones culturales, ya no solo se trata de gestionar públicos sino que necesitamos que estos agentes o gestores encargados de la gestión de públicos se conviertan en el Comunicador – Investigador – Desarrollador de audiencias de la Organización Cultural.

Será este «Comunicador – Investigador – Desarrollador de audiencias» quien podrá ir actualizando constantemente las preguntas y respuestas a partir la metodología del análisis cualitativo, del análisis de los hechos… ya que será a partir de este proceso analítico, que de manera flexible podrá ir construyendo la teoría que ayude a afianzar el global de los resultados estratégicos frente a las programaciones culturales.

Seguimos!!

SUBSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER